دسته بندی ها :

La vida de estas chicas. Al iniciar la novela, Del Jordan es una chiquilla que reside con las padres y no ha transpirado su amigo Owen en una cortijo en la cual se crian zorros.

Alice Munro

La historia de una nina… que podria ser Alice Munro.

Su casa esta ubicada en la difusa frontera que separa la pequena colectividad sobre Jubilee del sector, desplazandolo hacia el pelo que divide virtualmente Ademi?s a la familia: el padre se dedica a las arduas labores del criadero desplazandolo hacia el pelo la madre, agnostica, culta asi­ como feminista, vende enciclopedias a las granjeros sobre la zona.

Del relata su vida cotidiana, las relaciones con las vecinos, amigos y parientes, y no ha transpirado bastante en particular con los tios, que son personajes entranables: el tio Benny, las tias Elspeth y Grace, maliciosamente picaras, el tio Craig, mimado asi­ como convencido de acontecer un paladin sobre la memoria.

Ayer un lapso, la madre decide trasladarse al foco del aldea en busca de horizontes mas estimulantes. Fern, su novedosa inquilina, participa sobre la vida familiar asi­ como les abre nuevos horizontes, desplazandolo hacia el pelo Del entiende que tendra que elegir dentro de la vida socialmente impuesta -hogar, iglesia, matrimonio, hijos- asi­ como la vida elegida, que esta en una diferente pieza. Ese descubrimiento seri­a Ademi?s el sobre la vocacion literaria, una fortuna sobre llamada, de deber de con el ambiente.

Esta deliciosa novela, practicamente la unica en significado exacto que la autora ha publicado Incluso la data, es «autobiografica en el modo, que no en los contenidos», como comenta ironicamente la misma Alice Munro. En este texto, traducido por primera oportunidad al castellano, se encuentran ya cualquier el talento, la ironia opiniГіn interracial cupid, el modo tan particular de ver la verdad que ha distinguido su reforma posterior.

Flats Road

Pasabamos los dias a orillas del rio Wawanash ayudando a tio Benny a pescar. Atrapabamos ranas Con El Fin De el. Las perseguiamos, las acechabamos, nos acercabamos muy despacio a ellas, a lo generoso sobre la orilla lodosa escaso los sauces y no ha transpirado en las pantanosas hondonadas cubiertas sobre juncos asi­ como espadanas que dejaban finisimos cortes, al comienzo invisibles, en las piernas desnudas. Las ranas viejas sabian lo suficiente Con El Fin De nunca cruzarse en el camino, sin embargo no estabamos interesados en ellas; eran las verdes jovenes y esbeltas, las adolescentes jugosas las que buscabamos, frias y resbaladizas; las estrujabamos con delicadeza en nuestras manos y no ha transpirado las dejabamos caer con sonido sordo en un balde Con El Fin De la miel que despues tapabamos. Alla se quedaban hasta que tio Benny estaba elaborado de clavarlas en el anzuelo.

El novio nunca era el tio, ni el sobre ninguna persona.

Se quedaba de pata un poco apartado del agua castano y escaso profunda, en donde el final lodoso se convierte en guijarros y arena. Iba traje igual todos las dias sobre su vida, daba lo mismo en que lugar te lo encontrabas: botas de goma, un mico desprovisto camisa asi­ como una americana de un oscuro herrumbroso y no ha transpirado con botones que dejaba ver la V sobre dermis correosa asi­ como roja, bordeada de una tierna franja mas palida. El sombrero sobre fieltro que le cubria la frente conservaba su estrecha banda y 2 pequenas plumas, absolutamente ennegrecidas por la sudoracii?n.

Pero nunca se daba la dorso, sabia si habiamos metido un pata en el agua.

«Si vais a chapotear en el barro asi­ como asustar a las peces, marchaos an otra parte. Largaos de mi orilla.»

No era suya. Precisamente el tramo donde el solia pescar era el. Aunque nunca nos paramos a pensarlo. Desde su momento sobre vista, el rio, el monte y no ha transpirado todo el pantano de Grenoch eran escaso mas o menos que suyos, por motivo de que las conocia mejor que nadie. Aseguraba nunca haberse acotado a realizar pequenas incursiones por los alrededores del pantano sino acontecer la unica persona que lo habia recorrido impasible. Decia que habia un hoyo de arenas movedizas alla adentro apto de engullir un camion de dos toneladas de un separado bocado. Decia que en el rio Wawanash habia hoyos sobre veinte pies de profundidad en total esti­o. Decia que podia llevarnos a ellos, No obstante Jami?s lo hizo.

Alice Munro

Alice Munro nacio en 1931 en Wingham (Canada) y se licencio en la Universidad de Western Ontario. Seri­a autora de once colecciones sobre cuentos desplazandolo hacia el pelo dos novelas. A lo esplendido sobre su carrera ha recibido premios sobre demasiado importancia, dentro de los que junto a acentuar el Man Booker International Prize, que se le concedio el ano ayer. Seri­a candidata al Premio Nobel. El ano pasado Lumen publico su recopilacion de cuentos mas nuevo, titulada Demasiada felicidad. Conocida igual que la «Chejov canadiense» ella misma se declara en deuda con las autoras Flannery O’Connor, Catherine Anne Porter y Eudora Welty. En la actualidad vive en Clinton, una poblacion sobre Ontario.

برچسب ها :